septiembre 24, 2020
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nancy conoció a Jorge cuando ella tenía 25 años y el 35, eran compañeros de trabajo y aunque no se gustaron desde el principio se fueron acercando poco a poco y surgió una relación.

Jorge llevaba seis años de casado y tenía dos hijos de 5 y 3 años cuando empezó la relación con Nancy, ella por su parte estaba empezando a vivir, estudiaba comercio exterior y era su primer trabajo.

La relación por supuesto la llevaban en secreto, solamente la mejor amiga de ella lo sabía y un amigo de él, quien le ayudaba a cubrir sus ausencias en la casa eventualmente.

La joven era inexperta, solo había tenido un novio antes de esta relación y no se había enamorado representativamente. Pero ahora el sentimiento que crecía por Jorge era muy grande, más fuerte que ella.

Pasaron dos años y seguían juntos, escondidos, ella salía eventualmente con sus compañeros de trabajo y estudio, pero siempre sola, nunca tuvo un romance con otro muchacho, nadie le llamaba la atención. Él por su parte la invitaba a salir algunas veces, pero nunca en público, siempre terminaban en la cama y siempre estaban a solas.

Ella sabía desde el principio que la situación sería así y lo aceptaba quizá porque estaba muy enamorada.

Pasaron cinco años, la relación seguía secreta y el amor más fuerte, pero un día Nancy extrañó su periodo, se realizó una prueba de embarazo y resultó positiva, no sabía cómo iba a reaccionar su amante.

Se llevó una gran sorpresa con la incomodidad de él, le dijo que no podían tener ese hijo, que ella no tenía como explicarlo en su casa, que él tampoco podría responder por ese pequeño, finalmente la convenció de abortar.

Se sentía culpable, utilizada, pero no dejaba de amarlo, decidió que era momento de terminar la relación porque su vida no podría llenarse de luto. Pero como muchos de estos hombres, Jorge no permitió que la relación terminara, la manipuló hasta convencerla de que no lo dejara, a cambio le prometió solicitar a su esposa el divorcio, ella le creyó y decidió continuar.

Pasaron los años en los que le prometía cada tanto que iba a terminar su matrimonio, después le decía que no podía, que sus hijos estaban pequeños, después que eran adolescentes, que tenían problemas en el colegio, estaban deprimidos por los problemas del hogar, siempre hubo una disculpa para no cumplir su promesa de divorcio.

Era una época en la que las mujeres pensaban y actuaban diferente, pues Nancy hoy en día tiene 55 años.

En el tercer embarazo de Nancy, su madre se dio cuenta y la confrontó, ya sospechaba que ella estaba en una relación con un hombre casado, pero la joven era muy sigilosa con sus cosas. Cuando su madre la criticó ella le pidió a su amante que le ayudara a salir de casa. Y así fue, alquilaron un apartamento donde ella se fue a vivir sola con la promesa que el llegaría unos meses después.

Pero sorpresa, ahora su hijo se iba a casar y no podía abandonar la familia en este momento tan importante, tendría que aplazar formar un hogar con su amante una vez más. Un par de años después no podía separarse porque iba a tener su primer nieto y si hacía eso su hijo no le iba a dejar estar cerca del bebé, fue un momento muy difícil para Nancy porque ya era su quinto aborto y le parecía muy difícil que el hombre que tanto amaba, se interesara tanto en su nieto pero todo lo contrario con la posibilidad de tener un hijo con ella.

Esta depresión fue tan fuerte le dio nuevamente fuerzas para terminar la relación, pero llegó una nueva promesa de parte de Jorge, esta vez más grande que las demás, le dijo que en un par de meses su hija viajaría a Europa a estudiar y que su esposa iba a pasar unos meses allí para ayudarla a instalarse y de paso darse unas vacaciones.

En ese tiempo podrían estar juntos todo el tiempo y aprovecharía para terminar el matrimonio a distancia, más aún que ya sus hijos estaban organizados.

Pero el destino tenía preparada una mala jugada, a la nuera de Jorge le descubrieron un cáncer terminal, muy fuerte, que le dio apenas unos meses más de vida. La mujer muy joven falleció dejando a su esposo con un pequeño de apenas dos años. Fue muy fuerte para la familia, el viaje a Europa se aplazó, todos estaban destruidos.

Nancy se arriesgó a visitar a Jorge en la funeraria, ya que estaba con unos compañeros de trabajo, aún estaban en la misma empresa, solo que ahora era su jefe.

Llevaban escasos cinco minutos Nancy y sus compañeros en la funeraria, cuando se acercó la esposa de Jorge, en un tono bajito le dijo que debería irse ya, que ella estaba enterada de la relación que tenía con su esposo y que nunca le iba a permitir el divorcio.

  • Este no es lugar para usted, en este momento estamos acompañando a nuestro hijo, Nancy usted aquí sobra.

No le quedó más remedio que irse.

Su relación con su familia era muy complicada, pues ya llevaba casi 20 años en este romance, que solo le dejaba desgaste y humillación. Ella tenía ahora 42 años, su oportunidad de tener hijo se esfumó después de 12 abortos en total. Nunca le interesó otro hombre y nunca se amó más de lo que amó a Jorge.

Después de esta tragedia Jorge le dijo a Nancy que debía acompañar a su hija a Europa y que su esposa se quedaría para acompañar al hijo en su duelo y ayudarle con el nieto. Ella se quedó desconsolada porque nunca habían estado tanto tiempo separados, aunque él no dormía ninguna noche completa con ella, la visitaba mínimo dos veces por semana, tenían sexo en casi todas las visitas y a veces lograban escaparse un fin de semana completo a algún lugar donde nadie los conociera.

Él ya estaba envejeciendo, pero ella también, su alma estaba muy desgastada.

Pero pasó poco tiempo para que Nancy se diera cuenta qué Jorge no estaba solo en Europa, pues viajó con su esposa, sus dos hijos y su nieto a quien le habían llamado también Jorge.

Tres meses estuvo lejos, llamaba eventualmente cuando podía escaparse, la relación se enfrió mucho y le dio fuerzas a Nancy para hacer su vida sin Jorge. Sin embargo no tenía vida, no tenía amigos con quienes compartir, sus familiares estaban muy alejados, todos en el trabajo sabían de su relación, realmente su vida solo era Jorge, tenía que empezar de cero.

Debido a esto fue muy fácil que a su regreso Jorge retomara el lugar que siempre había tenido, esta vez no podía hacer más promesas, solo apelaba a los muchos años que habían estado juntos.

Un día Jorge recibió una llamada de su esposa, le decía que buscara a su hijo, pues había quedado de pasar por el bebé y no aparecía. Después de unas horas de búsqueda logró encontrarlo tomando, decidió acompañarlo y fue lo peor que pudo hacer. Los dos hombres se pasaron de tragos y el joven no quiso dejar su auto, decidió que llegarían hasta la casa y que el conduciría. Con tan mala fortuna que se accidentaron, Jorge estuvo cinco días en coma, solo hasta cuando despertó descubrió que su hijo había fallecido en el choque.

Nancy estaba desesperada por visitar a su amado en el hospital, pero su esposa siempre estaba allí, finalmente un día cobró valor y se presentó ante ella, le pidió que le dejara saludarlo, solo quería saber cómo estaba y que se iría pronto, sin que nadie notara su presencia. Para su sorpresa la mujer se lo permitió.

El encuentro entre los amantes fue frio, Jorge estaba asustado de que su esposa los encontrara, respondió las preguntas básicas rápidamente y le pidió que se fuera, Nancy lloró, le dijo que lo había amado siempre y que él nunca la había amado a ella, le dijo que destruyó su vida y que ahora ella no sabía qué hacer, desahogó todo su dolor y lo hizo bien, porque dos días después Jorge no resistió y falleció.

La misma esposa de Jorge llamó a Nancy y le dijo que había muerto, pero ella le guardó luto en su casa, sola, escondida como siempre fue su relación. Su vida estaba destruida.

Pasados menos de ocho días de la muerte de Jorge, llegó hasta la casa de Nancy la esposa, ella se sorprendió mucho, pero nada podía ser peor, la dejó entrar junto con el pequeño Jorge, la mujer le hizo una propuesta que la dejó perpleja.

Le dijo que ella había perdido a su esposo y a su hijo, que se iría a terminar sus años a Europa, su edad ya era avanzada, no podía hacerse cargo del bebé, su hija tampoco lo haría, no tenían quien fuera su mamá, le ofreció dejarle el pequeño Jorge. Se encargaría que la pensión de su esposo le llegara para la manutención del niño, no veía una salida mejor.

¿Qué opinas, Nancy debería hacerse cargo de ese bebé?

El final de esta historia puedes conocerlo en el próximo artículo.

Final de la historia de Jenny: Ella recibió la demanda de Bienestar Familiar, por lo que enloqueció y fue a buscar a Sergio, la disputa terminó en que lo golpeó fuertemente. Sergio aprovecho esto para apoyar la demanda y demostrar que ella no podía hacerse cargo de la bebé. Ahora la custodia de la niña la tiene el papá, Jenny tiene visitas una vez a la semana y un fin de semana cada quince días, pero Sergio se las arregla para evitar algunas de esas visitas. Jenny está muy cerca de perder a su hija, debido a su inexperiencia.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
error: Content is protected !!