septiembre 22, 2020

Ladrón de arte

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quizá el nombre de René Alphonse van der Berghe no sea conocido, menos el apodo de este hombre ‘Erik el Belga’, pero su historia seguramente te parecerá una película de policías y ladrones.

Pues Erik falleció a los 80 años en Málaga España, después de pasar varios años tratando de recuperar algunas de las obras de arte que robó durante su vida.

Empezó su carrera como ladrón a los 25 años, empezando por las obras que había en las iglesias y que tenían poca vigilancia.

En 1966 cuando ya había construido una carrera como ladrón, fue atrapado a la salida de la Catedral del Burgo de Osma, fue llevado a prisión, pero escapó y estuvo escondido hasta 1982, cuando fue atrapado en Barcelona, claro durante todo este tiempo solo perfeccionó su técnica de robo.

Pero el verdadero talento de Berghe era la pintura, sus primeros ‘clientes’ fueron personas que le querían comprar obras que no tenía cuando trabajaba en un anticuario en Bélgica y les pedía tiempo para conseguirlas, lo que realmente hacia era falsificarlas con tal calidad que nadie notaba que no era la original.

Después empezó a falsificar las de las iglesias y remplazaba con sus creaciones a las originales que vendía en grandes sumas.

Después de su captura decidió colaborar con la justicia y logró recuperar 1.500 de las más de 6 mil obras que se robó durante su vida.

Antes de morir dijo no arrepentirse de nada y escribió un libro con su biografía llamado ‘Por amor al arte’.

Las demás obras nunca se recuperaron y este hombre pasó a la historia por personificar a los ladrones de arte de las películas, que todos disfrutamos ver en el cine.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
error: Content is protected !!