noviembre 24, 2020

Suspendió su vida en una puerta. Espeluznante

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Terrible deceso de un hombre en Ciudad Bolívar al interior de un predio

SUSPENDIÓ SU VIDA EN UNA PUERTA

El hecho se presentó en la calle 68-22A-65 sur del barrio J.J Rondón donde Alfredo Arias, llevado por una honda pena decidió partir de este mundo colgándose de la parte superior de una viga.

Una pena alta, profunda y sostenida de la mano de la soledad, sería una de las causas por las cuales, decidió quitarse la vida Alfredo Arias Castaño de 73 años, el pasado fin de semana. El hecho dejó bastante consternados a los vecinos del sector debido a que ‘Don Alfredo’ como le decían era muy querido. Este hombre quien hacía tiempo vivía en el sector probablemente debido al encierro y otras penurias, comenzó a pasar varios cuadros de depresión, perjudicando notoriamente su estado de salud mental.

Recuento

Para poder pasar un poco su crisis según versiones salía a caminar cerca su casa, pero retornaba rápido debido a las restricciones impuestas por el gobierno con respecto a la prohibición del aislamiento para las personas de la tercera edad.  Una vez llegaba ingresaba al inmueble se encerraba calladamente y más tarde salía, cruzaba algunas palabras y de nuevo se retiraba a descansar. Los días fueron pasando y cada vez se acrecentaba su mal. Todo parece indicar que Alfredo anunció en varias ocasiones que quería irse de este mundo.

Crisis

Arias Castaño, quien a pesar de sus ansiedades era un hombre jovial no resistió más esa cruz de sufrimiento que llevaba a cuestas y  puso una fecha exacta, para empacar sus maletas hacia el más allá. Llegado el pasado fin de semana este hombre esperó el momento adecuado para su viaje y luego de haber compartido un buen rato con sus seres queridos, se fue a dormir. Posiblemente esa noche no durmió pensando muy bien sobre la decisión que iba a tomar y antes que el sol saliera tomó la fatídica decisión.

Su muerte

Alfredo Arias buscó el sitio para tal fin y al observar el marco de la puerta, vio que allí podría colgar un cordel. Una vez lo hizo, se pasó la gruesa cuerda por el cuello y esperó que la muerte lo cubriera con su manto. Al otro día sus allegados al notar que no salía de su cuarto fueron a buscarlo encontrándose con su cuerpo en la puerta. Intentaron auxiliarlo, pero nada pudieron hacer. CTI de la Fiscalía se hizo cargo de la inspección del cuerpo que fue llevado a las instalaciones de Medicina Legal. Las pesquisas se abrieron. Paz en la tumba de este respetado ciudadano.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
error: Content is protected !!