agosto 14, 2020

La enfermera que mataba bebés

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Hospital Universitario de San Antonio empezó a preocuparse debido a la cantidad de muertes de bebés en sus instalaciones.

Los pequeños presentaban paros cardíacos, hemorragias inexplicables y síntomas que no tenían relación con la enfermedad por la que habían sido hospitalizados y por supuesto los puso en alerta.

Después de que las muertes de bebés se duplicaran empezó una investigación interna.

Todos los empleados fueron entrevistados y uno de ellos acusó directamente a una de las enfermeras más queridas y entregadas del lugar.

Genene Jones cuándo fue detenida

Se trataba de Genene Jones, una enfermera que prácticamente había dejado sus hijos al cuidado exclusivo de su esposa para dedicarse a los niños enfermos del hospital.

Fue allí, donde destacaron el extraño comportamiento de la mujer cada vez que un niño se moría dentro del hospital, todos los tomaban como la forma de ella de procesar el dolor, debido a todo el cariño que le tomaba a cada paciente.

Sin embargo no se recogió ninguna prueba hacia las acusaciones de Jones, pero fue despedida y fue muy difícil que consiguiera otro trabajo.

Después de buscar mucho encontró un  trabajo en una pequeña clínica pediátrica en Kerrville en Texas con la Dra. Kathleen Holland.

Y extrañamente los niños de esta clínica empezaron a tener problemas respiratorios y fue necesario llevarlos hospitales más grandes, algo que nunca había pasado anteriormente.

Entonces llegó un caso específico que hizo volcar la atención sobre Genene.

A la clínica llegó Chelsea McClellan, de 15 meses, la llevaron sus padres por vacunas y unos minutos después de que Genene la atendiera la bebé tuvo un ataque cardiaco y murió camino al Hospital de donde fue despedida la enfermera, lo que prendió las alarmas otra vez.

Hicieron los exámenes de rigor en el pequeño cuerpo de Chelsea y hallaron dosis de Succinilcolina un relajante muscular.

Padres de Joshua, una de las víctimas

En la clínica encontraron un frasco de ese medicamento que estaba incompleto y que alguien había intentado llenar con solución salina para cubrir el faltante. Debido a que Jones tenía acceso a este medicamento nuevamente fue despedida, pero esta vez dieron aviso a las autoridades.

Las investigaciones la vinculaban a más de 60 muertes de bebé y era algo increíble hasta para los investigadores.

La mujer que tenía en ese momento 33 años fue a juicio, los medios la llamaron el ‘Ángel de la Muerte’ y fue sentenciada a 99 años de cárcel.

Pero los vacíos legales le permitían salir en libertad condicional, por lo que empezaron a aparecer más demandas de niños muertos y le fueron sumando años de condena.

Al ver esta cantidad de denuncias el hospital donde trabajó inicialmente Jones eliminó todas las pruebas contra ella, para evitar pagar más indemnizaciones y el mal nombre del lugar, que tuvo que cambiar su nombre después de toda esta tragedia.

Hace pocos días la enfermera asesina hizo un acuerdo con la fiscalía y se declaró culpable de algunos asesinatos de niños, por lo que las investigaciones de más casos se detuvieron, pero aseguraron que no saldría nunca en libertad.

Nunca lograron establecer el motivo que llevaba a la enfermera a inyectar a los bebés, algunos investigadores dicen que era un intento de ser una heroína famosa, darle ese medicamento para empeorar la salud de los niños y después salvarlos, la haría más querida aún.

Inclusive trataron de descifrar las notas que tenía de las muertes de los menores en su biblia, pero fue imposible.

Al final le devolvieron la biblia, le permitieron a los familiares verla cara a cara y fue encerrada para siempre y ha sido inspiración de películas y libros de terror.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
error: Content is protected !!